Featured Video Play Icon

Jump Force (PlayStation 4, Xbox One, PC)
Revisión: Xbox One
Desarrollador: Spike Chunsoft
Publisher: Bandai Namco
Lanzamiento: 15 de febrero del 2019
Clasificación: Recomendado 14+

La llegada de Jump Force marca la celebración de los 50 años de la revista japonesa Weekly Shōnen Jump, cinco décadas de historias y personajes que cautivaron a millones fanáticos.

Bajo este contexto, Jump Force es un crossover que reúne a más de 40 personajes jugables de 16 icónicas franquicias del manga y anime, los cuales se enfrentan entre sí en un juego de lucha por equipos de 3 vs 3, donde el fanservice se encuentra presente en cada combate.

Diferentes universos han chocado y se han mezclado con el nuestro, causado una distorsión en la realidad. Un grupo de villanos amenaza nuestro mundo y buscan acabar con todo lo que conocemos.

Bajo esta premisa se nos presenta el modo historia de Jump Force, donde encarnamos a un nuevo héroe, que se unirá a Luffy, Goku y Naruto formando una alianza de élite que busca detener a los villanos que perturban la paz, y restablecer la normalidad en los denominados universos Jump.

El modo historia se divide por capítulos. A medida que avanzamos tendremos que ir acabando con cada una de las amenazas que se presentan, así como reclutar a otros héroes que hayan llegado a nuestro mundo desde sus respectivos universos.

La historia se desarrolla con un ritmo incómodamente lento, predecible, carece de originalidad, volviéndose algo monótono y tedioso con un argumento básico, que más bien pareciera ser una rápida justificación para reunir a los personajes.

Tendremos diversas misiones divididas en:

  • Misiones libres que cuentan con distintos objetivos en cada una de ellas, podemos elegir su dificultad y a medida que las superemos tendremos recompensas en oro y experiencia.
  • Misiones adicionales, que nos permiten obtener artículos cosméticos.
  • Por último las misiones clave, que corresponden al modo historia.

El sistema de progresión es extenso, a medida que completamos las misiones ganaremos puntos de experiencia, objetos, articulos cosmeticos y oro, que nos permitirán personalizar nuestro personaje estéticamente y en el combate por medio de sus habilidades especiales.

La personalización de nuestro avatar es abundante, va desde la apariencia hasta sus habilidades en el combate. Cuando comenzamos podremos elegir entre tres estilos de combate distintos: arte marcial, lucha pirata y lucha ninja.

Posteriormente podemos personalizar nuestras destrezas, las que corresponden a los movimientos especiales de cada uno de los luchadores disponibles, teniendo la libertad de poseer la habilidad que deseemos en nuestro avatar. También tenemos la destreza “J” y destreza de apoyo, que son habilidades pasivas con condicionante para nuestro propio personaje y los personajes de apoyo.

Todo esto ocurre en el centro de operaciones de Jump Force, desde aquí accederemos a las diferentes actividades y modos de juego por medio de una serie de NPCs. Algo muy similar a lo visto anteriormente en Dragon Ball Xenoverse 2.

El centro de operaciones es innecesariamente grande y muchas veces se vuelve engorroso al momento de realizar una actividad, obligándonos a recorrer un montón de pasillos vacíos en los que muchas veces no encontraremos nada. Hubiéramos preferido tener una interfaz mucho más directa, limpia y accesible.

Con lo que respecta al combate, tenemos enfrentamientos de 3 vs 3, y a diferencia de otros títulos que ofrecen esta misma opción, aquí nuestros tres luchadores comparten una sola barra de vida. Podemos ocupar a los peleadores como asistentes o intercambiarlos entre sí durante la pelea, por lo que será vital administrar de buena manera los cambios entre cada uno de ellos.

Las peleas son sumamente espectaculares, variadas y frenéticas. Nos podemos mover con libertad en el campo de batalla, la ejecución de golpes rápidos y fuertes con leves variaciones nos permite crear sencillos combos.

Los ataques especiales requieren energía para poder realizarse, entre mayor energía tengamos en nuestra barra, causarán un mayor impacto. Su ejecución es sencilla por medio de dos botones, convirtiéndolos en algo muy accesible de realizar.

Además tendremos una segunda barra de energía, la cual es más difícil de llenar. Cuando ésta se completa tendremos disponible la habilidad awakening, que se puede utilizar de dos maneras, ya sea para aumentar nuestra energía o para realizar el movimiento definitivo de nuestro luchador.

Pero dentro de la simpleza también tenemos algunas capas de profundidad en el combate, el bloquear y esquivar cada ataque es un elemento fundamental. Si lo hacemos en el momento preciso, podremos bloquear una seguidilla de combos y realizar un contraataque certero que puede definir el curso del combate.

Las habilidades de los personajes también son un punto importante a considerar al momento de escoger nuestro equipo, algunas de ellas tienen daño elemental, y pueden provocar deterioro de habilidades en los enemigos. Saber el rango cada una de ellas es vital a la hora de enfrentarnos con los oponentes.

Si bien tenemos un variedad importante de ataques, algunos son muy parecidos entre sí y al momento de usarlos puede que no notemos una mayor diferencia en su estilo de combate. Con el paso de los combates podremos notar como se les desgasta la vestimenta de los peleadores junto con su aspecto físico.

Los escenarios están constituidos por una mezcla entre ciudades reales y locaciones emblemáticas de Dragon Ball Z, One Peace y Naruto Shipuden, con una ambientación realista que los hace lucir muy bien. Con el paso de la batalla tenemos algunas destrucciones en el entorno y además, si tenemos nuestra barra de awakening cargada y realizamos un golpe fuerte, podremos cambiar gran parte del escenario.

En el apartado multijugador podremos tenemos la opción de encuentros casuales y clasificatorios por medio de un sistema de matchmaking, en el cual iremos subiendo de categoría a medida que consigamos victorias. También tenemos un apartado de eventos, en los que podremos adquirir recompensas especiales por medio de diversas actividades durante el año.

En el apartado técnico el juego tiene altos y bajos, las peleas lucen bien, las partículas y explosiones de los ataques especiales son gratificantes de ver y la estética realista le sienta bien a algunos luchadores.

Lamentablemente, la falta de optimización nos puede arruinar la experiencia de juego, dependiendo de la plataforma. Tuvimos la oportunidad de probarlo en distintas versiones y sin duda la versión de PC fue la que mejor rendimiento dio, pero en algunas consolas notamos bajas de cuadros por segundo en las peleas, siendo sumamente frustrante.

Otro aspecto que no podemos dejar pasar son los interminables e inaceptables tiempos de carga que requiere para todo, ya sea una pelea, una secuencia de diálogo, al ingresar a las misiones, o hasta cuando entramos al apartado de personalización de nuestro avatar, haciendo que sea algo insufrible. A pesar que desde Bandai Namco comunicaron que están preparando un parche que solucione este problema, es algo que no se puede aceptar en un titulo recien lanzado.

Con lo que respecta a las animaciones, en el combate lucen bastante bien y los movimientos de los luchadores están bien logrados. Pero por desgracia, no podemos decir lo mismo de las cinemáticas del modo historia, tenemos secuencias impresentables, bordeando lo paupérrimo, los personajes no tienen expresión ni movimiento, haciendo parecer como si estuviéramos viendo una versión inicial del desarrollo, a esto le sumamos serios problemas de lipsync que presentan algunas escenas.

El juego presenta una banda sonora poco memorable y genérica, facil de olvidar. En cuanto a los efectos de sonidos de los golpes y los ataques están bien, pero nada sobresaliente, Un punto a destacar es que todos los personajes cuentan con el reparto de voces originales de sus respectivos animes.

Por último, podemos decir que Jump Force es un videojuego que bebe del fanservice, buscó replicar elemento de otros títulos, dejando a un lado aspectos importantes en el diseño y áreas claves en su funcionamiento.

No podemos negar que el juego es divertido y nos ofrece momentos especulares en las batallas, pero nos deja esa sensación de que no se supo aprovechar la ocasión para realizar un videojuego de mayor categoría, quedando lejos de ser un título memorable para el género, y no logra conmemorar de buena manera los 50 años de Weekly Shōnen Jump.