Review: Tom Clancy’s The Division 2

Tom Clancy’s The Division 2 (PlayStation 4, Xbox One, PC)
Revisión: PlayStation 4 Pro
Desarrollador: Ubisoft / Massive Entertainment / Annecy / Red Storm / Reflections
Publisher: Ubisoft
Lanzamiento: 15 de marzo del 2019
Clasificación: Recomendado 18+

La primera entrega de Tom Clancy’s The Division, nos sitúa como agentes de la “Strategic Homeland Division” (SHD), un grupo de agentes ubicados en distintos puntos de los Estados Unidos en forma inactiva, cada uno de ellos está esperando operar en caso de una amenaza catastrófica. Luego del ataque biológico conocido como “Fiebre del Dólar”, los agentes de La División, entraron en escena para restaurar el orden de país y enfrentar la amenaza.

Hoy, luego de los hechos que transcurrieron en la ciudad de Nueva York, aún hay mucho trabajo para los agentes, quienes intentan traer el orden de regreso, ahora en un nuevo frente de batalla, que nos lleva en esta oportunidad a operar en la ciudad de Washington DC.

Han pasado 3 años desde el estreno del primer The Division, un tiempo importante de aprendizaje y de pulir un juego que terminó siendo muy distinto al lanzado inicialmente, ésto gracias al feedback de los jugadores y al compromiso de sus desarrolladores por entregar un buen producto. Lejos de la polémica de los downgrades gráficos, la potencia del motor Snowdrop está de regreso en esta nueva entrega, la que se posiciona como uno de los looter-shooters más interesantes de la actual generación.

En Tom Clancy’s The Division 2, han transcurrido 7 meses desde los hechos que ocurrieron en la ciudad de Nueva York. Nuestro objetivo como agentes de La División es acudir en ayuda de nuestros asociados, que se se encuentran ubicados en la capital de Estados Unidos, para recuperar la Red de la SHDque permite controlar el sistema de comunicación y la tecnología usada por los agentes.

Por esto es que debemos ser parte de la guerra civil desatada entre sobrevivientes y bandas criminales compuestas por tres facciones: Los Hienas, Marginados y los Hijos Verdaderos. Éstos últimos son los más peligrosos, ya que son una fuerza paramilitar con experiencia en combate.

Si bien al comenzar la partida rápidamente te vas familiarizar con el sistema de juego, ya que viene directamente de la primera entrega, el ir dimensionando cómo ha crecido el juego con una ciudad 1:1 comparada a la real, y con todo lo aprendido tras la primera entrega para mejorar las misiones, el título a primera vista se hace hasta un poco abrumante para un jugador habitual y más aún para uno nuevo.

En The Division 2 hay muchas misiones que realizar y tus adversarios de verdad transmiten el peligro que son, si vas en una partida en solitario es un reto no menor, la dificultad es alta y lo más óptimo es ir al menos con un acompañante, pero el ideal es jugar con un grupo de 4 personas donde cada uno pueda tomar un rol distinto gracias a las nuevas habilidades que el juego ofrece.

Luego del clásico tutorial de Inicio con un par de enfrentamientos, llegas a la Casa Blanca que funciona como un centro de operaciones para que desde aquí vayamos ayudando a los distintos asentamientos, lugares donde la población sobrevive contra las bandas. Nuestras acciones irán ayudando a mejorar el flujo de recursos y a traer esperanza a los habitantes.

En esta locación es además donde haremos contacto con los agentes que han pedido nuestra ayuda y tendremos acceso al intendente, Coop Dennison, quien nos entrega las habilidades (Skills), cada una de ellas se canjean por puntos de las misiones principales y están divididas en diferentes gadgets: Pulso, Torreta, Enjambre, Lanza Químicos, Libélula, Mina Buscadora, Dron y Escudo, a su vez cada item tiene 3 variantes de uso distinto.

Además de las habilidades, están las ventajas (Perks) que se utilizan con los puntos de tecnología SHD que conseguimos al completar misiones o al encontrarlos en distintas ubicaciones en el mapa. Acá podemos, por ejemplo, aumentar la cantidad de armas que se pueden llevar, hacer crecer los espacios de inventario o permitir el poder llevar más botiquines para mejorar nuestra salud, entre varios otros.

El mapa de la ciudad está dividido por distintas zonas donde hay un nivel recomendado de jugador para ingresar, a través de la interfaz veremos las distintas misiones principales y secundarias, refugios para desbloquear y utilizar, puestos de control del enemigo que debemos tomar, entre otras actividades, incluso de vez en cuando aparecen signos de interrogación en el mapa donde tendrás un objetivo que no sabrás cual es hasta llegar.

Como ayuda, al igual que en el primer The Division, tenemos un GPS que nos va indicando en terreno las calles que debemos ir tomando, pero siempre debes tener mucha atención al radar de juego para notar cuando hay enemigos cercanos, los que de seguro te darán muchos problemas antes de llegar a una misión en particular.

El crecimiento de nuestro agente va de las manos de las habilidades, ventajas y también del equipo que llevamos, estos consisten en poder cambiar: chaleco antibalas, guantes, rodilleras, pistolera y máscara. Cada uno de estos objetos se va consiguiendo a través del botín obtenido al terminar alguna misión, tras eliminar enemigos comunes o jefes que enfrentamos, e incluso dentro de cajas en el entorno. Cada uno de estos ítems mejora la defensa y poseen distintos atributos a los que es importante prestar atención; también podrás encontrar ropa y accesorios, pero estos solo cumplen un fin estético.

Las armas van definiendo nuestro poder de ataque, podemos llevar dos principales y una de mano. Hay una amplia variedad (a medida que las consigas) así que no es difícil buscar las que más te acomoden. Como en otros looter-shooters, el botín tiene distintos colores que nos enseñan su nivel de rareza: Blanco, verde, azul, morado y amarillo.

Como es habitual en el genero, recuerda siempre antes de salir a misiones pasar por los puesto de venta de equipo para ver si hay algo que te pueda ayudar o para vender los artículos que ya no usas y no tener lleno tu inventario.

Además sobre el armamento, ya adentrado en el juego tendrás acceso a las modificaciones de armas que te permiten ir mejorando tu equipamiento favorito.

Durante la partida hay una serie de tips en pantalla a los que es importante dar atención, de pronto por ir apresurados jugando dejamos pasar elementos que son vitales, no solo para la trama, sino que también para el gameplay.

En el aspecto gráfico, el título es muy sobresaliente en cuanto a la ambientación de las distintas locaciones dentro de la ciudad; los efectos de luz mientras el día avanza para dar paso a la noche y los cambios climáticos son de primer nivel. Destaco las tormentas, donde realmente no solo impacta por la cantidad de lluvia que cae y los truenos que se escuchan, también cómo este mal tiempo hacen lo suyo al dificultar una misión a cielo descubierto.

La construcción de los niveles al interior de un edificio son algo más complejas en esta oportunidad, creando más posibilidad para abordar una misión. A su vez esto mismo favorece a los enemigos que también aumentan sus posibilidades de atacarnos cambiando sus patrones. Ser un buen observador de tu entorno es clave.

También el desarrollo de las misiones es algo más complejo, ahora no solo es ir, entrar y conseguir un objetivo, también el dejar el área de la misión es un desafío por nuevos enemigos que se hacen presentes y que no se quedan con los brazos cruzados al verte victorioso.

En todo lo que aborda la historia en The Division 2 hay muchos más elementos de personalización, misiones y coleccionables que vas descubriendo. Como se mencionaba anteriormente, cumple abiertamente con esa premisa de tenerte todo el tiempo con algo que hacer, para que te quedes jugando largas horas sin caer excesivamente en lo repetitivo. Es más, al terminar el título luego de unas 50 o 60 horas de juego, una cuarta facción aparece en la ciudad: los “Colmillos Negros”, quienes son parte del llamado Endgame, para seguir disfrutando del juego por casi 15 o 20 horas más.

Por el lado del multijugador y el enfrentamiento con otros jugadores tenemos el apartado llamado Conflicto, en el que podrás ser parte de enfrentamientos con tus amigos en mapas especiales. De momento están las opciones de Escaramuza (Deathmatch en equipo) y Dominación (Captura de zonas). Por supuesto que las Dark Zones están presentes en esta segunda entrega, podrás encontrar 3 de ellas en la ciudad y como siempre acá es donde enfrentas a los enemigos más peligrosos, obtendrás el mejor botín y también estarás en riesgo por otros agentes que te pueden eliminar.

Además de todo el contenido mencionado, The Division 2 tendrá contenido extra, el que durante un año será gratuito para los jugadores, sin embargo está la opción de pagar con dinero real para acceder a las novedades algunos días antes, junto a otros extras. Además, si tienes una cuenta del Club Ubisoft, revisa el equipamiento que puedes comprar con monedas del club y cuáles puedes canjear gratis por haber jugado a otros títulos de la compañía, como insignias de Ghost Recon o Assassin’s Creed Odyssey, entre otros.

The Division 2 es un viaje divertido y desafiante. Si bien ocurre que antes que consigas buen equipo te sientes muchas veces casi de papel frente a los enemigos, es parte de que la experiencia sea más completa y te inspire a pensar en nuevas formas de abordar el gameplay. El juego base tiene mucho contenido y la cantidad de actividades está por sobre la media de otros títulos del mismo género.