Review: Yoshi’s Crafted World

Yoshi’s Crafted World (Nintendo Switch)
Desarrollador: Good-Feel
Publisher: Nintendo
Lanzamiento: 29 de marzo del 2019
Clasificación: Todo público

Un día cualquiera, todos los Yoshi estaban reunidos en su isla en torno al Sol de los Deseos, entidad que tiene el poder de hacer los sueños realidad. Pero en ese justo momento, Kamek y Bowser Jr. se hacen presentes para apoderarse del sol. En medio del forcejeo se desprenden las gemas que le dan su poder y quedan esparcidas por toda la isla; así es como inicia la nueva historia de los Yoshi y sus amigos en un mundo que artísticamente se ve como si hubiera sido hecho a mano con los materiales de una una maqueta.

La aventura en Yoshi’s Crafted World para Nintendo Switch, inicia
propiamente tal cuando elegimos entre el Modo Apacible que hace el juego más fácil, o el Modo Clásico para jugadores que tienen más experiencia; luego de presentada la historia, podemos elegir entre jugar de uno o dos jugadores y seleccionar el color del Yoshi que queremos ocupar. Hay 8 distintos: celeste, rosado, azul, verde, rojo, morado, amarillo y naranjo, algo que es solamente estético ya que no hay diferencias en sus habilidades.

Ya estando listos para recorrer la isla, iremos visitando distintas regiones como la Ferroviaria, Acuática, Dinámica y Cóndor, entre varias otras, siempre y cuando tengas la cantidad de flores sonrientes que se nos piden para avanzar. Cada región una tiene distintos y diferentes niveles a completar, junto con una máquina gachapon en la que pagando con monedas de oro podremos conseguir distintos trajes/objetos de cartón que nos servirán como divertidos atuendos. Por cada zona los ítems a conseguir son distintos.

Desde el origen de esta franquicia, en el año 1995, ha estado presente en cada título el concepto de los coleccionables y esta no es la excepción, ya que conseguirlos todos trae la rejugabilidad de cada etapa para encontrar todas las flores sonrientes, monedas de oro, monedas rojas y corazones de vida. Para hacernos un panorama general de nuestro avance, podremos acceder desde el mapa a la Lista de niveles, donde podremos revisar que coleccionables nos faltan por encontrar.

Luego de superar algunas etapas y encontrar a Poochy, se desbloquean las misiones con búsqueda de los Poochitos, en las que debemos encontrar a tres cachorros en determinadas etapas, con la dificultad agregada de recorrer el nivel en reverso y con tiempo límite para conseguir todas las flores sonrientes de cada desafío.

En cuanto a las habilidades de Yoshi, nos encontramos con las recurrentes del personaje, saltar y poder mantenerse un cierto tiempo en el aire, usar la lengua para tragar enemigos y transformarlos en huevos, usar los huevos para atacar enemigos en tu camino o dentro del escenario poder activar elementos que te permitan seguir avanzando, como puentes o senderos ocultos.

Gráficamente, Yoshi’s Crafted World luce muy bien. Hay un buen uso de los colores que dan vida a modelados muy detallados que transmiten la sensación de los materiales reales con los que están construidos cada uno de los escenarios. Todo el look de maqueta le queda sensacional al videojuego y se desmarca de lo que vimos en el título anterior, Yoshi’s Wooly World, que fue lanzado en Wii U y 3DS.

Musicalmente la banda sonora tiene algunas melodías interesantes, pero lamentablemente muchas resultan ser muy repetitivas y terminan por aburrir, lo que resta a la experiencia en general.

Aunque el juego es muy sencillo en general, descubrir caminos y encontrar la forma de detener a los jefes de cada región siempre es divertido. Puede que algunos puzles dentro de las etapas te hagan pensar y darle una vuelta a tus acciones, pero el mayor reto será siempre conseguir todos los coleccionables.

Yoshi’s Crafted World es una entretenida, tierna y divertida aventura de plataformas que ya puedes disfrutar en tu consola Nintendo Switch.

Redes Sociales

Suscríbete a nuestro mailing